Manolo García, artista plástico

Es de sobra conocida la faceta de Manolo García como músico. Primero como integrante del Último de la Fila, y posteriormente en solitario, es una de las figuras más importantes del panorama musical en España. Desde mi punto de vista, la chispa que distingue a Manolo García es la capacidad que tiene para equilibrar lo cotidiano con lo poético.

Quizás algo menos conocida sea su faceta como artista plástico. ésta abarca dibujos y pinturas muy interesantes, con un tratamiento del color muy expresivo, y desde mi punto de vista, con un toque de melancolía que los hace realmente especiales.

Cuando estudié en la Facultad de Bellas Artes de Valencia, la biblioteca disponía de un libro publicado por Manolo García, con dibujos, pinturas y poemas. Me gustaban mucho, y a menudo lo consultaba y apuntaba los versos que más me gustaban. Entre ellos, el siguiente:

La luz de un día cualquiera

me regala sorpresas,

y ya estoy de nuevo en la danza de los esperpentos.

¡Venga! Otra vez a saltar.

Aunque no quiera.

Faigado por manos invisibles:

a saltar aunque no quiera.

Y so, sin voluntad de subir: subiendo.

A resoplar, a gruñir, a no entender qué pasa, a intentar encontrar explicaciones.

Y yo, partícula de meteórica vida

crepitando entre cieno y carbón.

De un líquido o similar transmuto a gaseoso.

Y yo grumo de dudosa energía

me traslado procedente de ignoro dónde

dirigiéndome a vete tú a saber,

siempre multiútil, multiforme, multivivo.

¡Venga! A resoplar, a gruñir, a saltar.

 

Manolo García: De arrebatadora vida. Barcelona, editorial Can, 1992.

 

2 thoughts on “Manolo García, artista plástico

  1. En el color y en la composición me recuerda un poco a Guillermo Pérez Villalta. Y a Joan Miró cuando todavía no era surrealista, al principio.

  2. Sí, llevas razón. Tiene ese aire de la Nueva Figuración Madrileña: Pérez Villalta, Carlos Alcolea, Alfonso Fraile…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.